Cuento infantil: Mara, la leona | Colaboración de de Pilar Holguín

Cuento: Mara, la leona

Cuento: Mara, la leona

Nuevo cuento de nuestra amiga y colaboradora Pilar Holguín González, que además de una preciosa historia, nos deja una dedicatoria muy especial: “Este cuento está dedicado a todas las madres que crían solas a sus hijos y dedican toda su vida a protegerles. Con mi admiración, respeto y agradecimiento a esos hijos que valoran el amor de sus madres. Para Edi y Chris, de vuestra madre”.



Mara, la leona



En la gran selva, Mara, la leona, cuida de sus cachorros y les intenta prevenir del peligro de acercarse a las hienas. Ellas están siempre esperando un descuido de la leona para hacer daño a los pequeños, pero mientras sean cachorros no se separarán de su madre.

A Mara le preocupa Edi, el mayor; Tian, el pequeño, es más desconfiado y siempre escucha con atención los consejos de la reina de la selva.

  • ¿Por qué se ríen las hienas, mami?
  • Porque saben que de la única forma que pueden hacerme daño, es que os lo hagan a vosotros. Conmigo no se atreven, pero vosotros sois tan pequeños….
  • Tranquila mamá, yo no voy a dejar que eso suceda.
  • Sí, Tian, pero tu hermano no es cómo tú, él se fía de todos los animales y cada vez se acerca más a esas carroñeras.

Una calurosa mañana del mes de agosto, cuando Mara volvía de cazar, encontró solo a Tian:

  • ¿Y tu hermano?
  • Se acercó demasiado a las hienas. Yo le advertí, pero no me escuchó, mamá. Creo que se lo han llevado.
  • No me lo puedo creer, ¡al final se han salido con la suya! Son pacientes, nunca se rinden para hacer el mal, pero las muy cobardes… no se atreven con los adultos.

Los ojos de la leona se nublaron con lágrimas de rabia y de impotencia, y se imaginó dónde habrían llevado las hienas a su cachorro: al precipicio.  Hacia allí corrió con la desesperación de una madre, que sabe a su hijo en peligro.

Y llegó en el momento justo de ver cómo las dos taimadas intentaban con engaños arrojar a Edi al abismo. Cegada por la rabia se lanzó contra ellas cogiendo con cada zarpa la pata de cada una, y se lanzó al precipicio salvando así a su pequeño.

  • ¡Mamá! ¡Mamá!- Gritaba Edi al vacío- Te han vencido por mi culpa, no te hice caso y han ganado…

De repente, la cabeza maltrecha de Mara asomó por el terraplén, y con la ayuda del pequeño cachorro coronó la cima.

  • No Edi, el amor de una madre puede con todo. Mis heridas sanarán, pero espero que lo que ha sucedido te sirva de lección.
  • Sí, mamá. Nunca más permitiré que te hagan daño por mi culpa.

Y madre e hijo se alejaron del peligro en busca de Tian.

mara la leona

Publicado el

febrero 13, 2017

Descubre nuestros nuevos videocuentos

3 Comentarios

  1. Catalina

    Pilar, es precioso
    Bsss

    Responder
    • Pilar Holguín

      Espero que mis cuentos, OS lleguen, de la misma manera, que a mí, cuando los escribo. Mi agradecimiento para todos.

      Responder
  2. Alejandro Gonzalez Martinez

    Muy bonito y excelente.!!

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR