Cuento infantil : Lupita, la mariquita rica | Bosque de Fantasías

Cuento infantil : Lupita, la mariquita rica

Cuento infantil : Lupita, la mariquita rica


Lupita, la mariquita rica | Cuento para niños



Lupita era una mariquita, que soñaba con volar sola hasta lo más alto, para distinguirse de las demás. Tras la suculenta herencia de su padre Epafrodito, que en paz descanse, Lupita se convirtió en la mariquita más rica de Pueblobichito, su humilde ciudad.

Al verse con tanto dinero, Lupita se volvió tan caprichosa, que incluso se cansó de andar, y decidió invertir su fortuna en viajes para al fin conseguir volar, como ninguna otra mariquita lo había hecho jamás.

Subió en helicópteros, viajó en avión, y hasta surcando el cielo en globo a Lupita (que todo se le hacía poco) se la vio. Viajaba Lupita siempre maquillada con enormes pestañas, y ataviada con largos guantes de seda y un sombrero tan grande que se la veía a cien pies.

Pero pronto, Lupita empezó a necesitar a alguien con quien poder compartir todas las maravillas que había visto a lo largo de tanto viaje. Empezó a imaginar, mientras contemplaba el mundo, como sería la vida con otro bichito que la susurrara canciones a la orilla del mar o celebrase con ella la Navidad. Recordaba con tristeza a sus amigas Críspula y Cristeta, con las cuales se pasaba horas enteras jugando y sobrevolando los arbustos espesos y radiantes en primavera. O a Serapio y su brillante mirada, posándose sobre sus pequeñas alas en los días más espléndidos de la florida estación. Y Lupita sintió de repente una profunda tristeza que con su dinero no podía arreglar.

Decidió entonces poner sus patitas en tierra para ordenar todas aquellas ideas. Y vagando de un lado a otro, llegó a un extraño lugar al que se dirigían muchas mariquitas de su ciudad. La Cueva del Suplicio, como se llamaba, era un sitio a donde acudían la mayoría de mariquitas que no tenían nada, para empeñar lo poco que les quedaba y así dárselo a los demás el día de Navidad.

Viendo a aquellas mariquitas luchar por no perder la sonrisa de los suyos, con su propio esfuerzo y sin ayuda de los demás, comprendió Lupita que no eran ellos los pobres y se avergonzó de su codicia y su vanidad.

Decidió en aquel momento Lupita, depositar en aquel lugar todo su capital, incluidos sus guantes de seda y su gigante sombrero. ¡Quería ser como las demás!

Lupita había comprendido al fin que, en volar hasta lo más alto, no se encontraba la felicidad.

cuento-corto-lupita-la-mariquita

Publicado el

noviembre 5, 2014

22 Comentarios

  1. Monica

    cual es la idea principal

    Responder
  2. paula andrea

    que historia tan bonita me gusto bastante

    Responder
  3. Ramiro

    Muy linda la pagina en gral, vamos por el tercer cuento con mi pareja y nuestro bebe que esta en camina, nacera en diciembre.

    Responder
  4. Henry Men

    Me pareció estupenda la historia y mi beba, también se quedo dormida. Felicidades

    Responder
  5. Anónimo

    muy bonito

    Responder
  6. karoll sevilla

    Ay pero que hermoso esta superchido

    Responder
    • erikA

      estoy deacuerdo

      Responder
  7. leo

    muchas gracias por la pagina, sois de mucha ayuda a los padres que queremos ayudar con nuestros niños con cuentos que dan trabajo conseguirlos. y ver alguna pagina asi, da gusto agradecerles.

    Responder
  8. RAFAEL GARCÉS

    la felicidad siempre la encontraremos allí, muy cerca de nosotros

    Responder
    • erika

      es verdad

      Responder
  9. erica

    que bonito cuento me encanto

    Responder
  10. Anónimo

    .hermoso cuento

    Responder
    • vane

      Que bonito cuento

      Responder
  11. Susana munguia

    Muy lindas las historias a mis dos pequeños les encantan y alimentan su imaginación y vocabulario

    Responder
  12. Anónimo

    muy buena página, me encantó!!!

    Responder
  13. Adriana

    Por fin cuentos nuevos, buenos y con buena ortografía.

    Responder
    • camila

      gracias me ayudaron a dormir a mi hija

      Responder
  14. Ariadna

    Amé su página, está hermosa en todo sentido… diseño, contenido, la sensibilidad y el tacto que ponen en cada palabra… felicidades. Soy de México y a veces existen un poco de trabas al entender lo que quieren decir, por palabras que no conozco, en fin, pero aquí encontré una total fluidéz en sus textos, que ya quiero contar a mis hijos sus cuentos… gracias! Saludos

    Responder
    • cristian

      Mi bebetina se quedó dormida con Lupita la mariquita.

      Responder
      • Anónimo

        Que bonito me encantó

        Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR

¡NO TE PIERDAS NUESTRO VÍDEO!