CUENTOS DE ANIMALES ® Historias infantiles con divertidos animales

Cuentos de animales para niños

Historias fantásticas con animales

Los cuentos de animales para niños abren la imaginación de los más pequeños, mientras se les ayuda a crecer con autoestima y se les desarrolla más su imaginación. Leer cuentos con animales como protagonistas es una excelente técnica que permite a los niños familiarizarse con animales de todo tipo, incentivándoseles el respeto por estas criaturas, lo que les permite también verlos sin miedo, sobre todo cuando se trata de animales domésticos habituales como el perro, el gato o el conejo. Así mismo, gracias a estos cuentos de animales los niños aprenden que también hay animales salvajes, más peligrosos, que requieren de toda la precaución por nuestra parte, como por ejemplo ocurre con  la serpiente o el león.

La lectura de cuentos infantiles de animales también les permite familiarizarse con la personalidad innata del animal del que se trate en cuestión. Por ejemplo, aprenden desde muy temprano que el zorro es astuto cuando leen Caperucita Roja; que los conejos son nobles pero también pueden ser muy astutos, como en El conejo Benjamín; o que las ratitas son muy presumidas y los gatos siempre tienen su instinto de comer ratones, como podemos ver en el cuento de La Ratita Presumida.

En los últimos tiempos se ha buscado dar a conocer la nobleza escondida de los animales salvajes creando cuentos sobre los animales de la selva. El Rey León es, posiblemente, un buen ejemplo de clásico que ha pasado del cine a los cuentos, donde se enaltece la posición del león en la selva y se deja ver el carácter cobarde que en muchos casos puede llegar a tener una misma especie, lo que es representado por Scar, el león malo del cuento.

¿Cómo hacer un cuento de animales?

Una de las actividades más divertidas es la de crear cuentos infantiles de animales con los propios niños. Cuando ellos participan en la creación de un cuento, se abre la posibilidad de observar sus mentes y la posibilidad de ver su propia realidad. Puedes crear cuentos donde los personajes sean todos animales que hablan, como el caso de la Ratita Presumida, o cuentos donde se combinen personajes de animales y seres humanos indistintamente, como ocurre en Caperucita Roja.

A la hora de escribir un cuento, ten siempre presente la moraleja que quieras transmitir. Las personalidades innatas de los animales pueden ayudarnos también a dejar muy claros los valores que queramos representar en los seres humanos o viceversa, por ejemplo: un niño tímido puede estar representado por un conejo o un cerdito, pero se le puede enseñar que, a pesar de su carácter, puede llegar a tener un gran coraje de león, como lo hace exitosamente el cuento de Los tres cerditos. Esta especia de dualidad se ve muy bien reflejada también en el personaje de Judy Hopps, la coneja de la película Zootrópolis (o Zootopia).

Es importante que los cuentos de animales para niños sean cortos para que puedan alcanzar a entender la moraleja y que no se queden dormidos antes de escucharla. Y no te olvides de buscar inspiración leyendo lo que otros han escrito antes sobre cuentos con animales, como los que puedes encontrar aquí.