CUENTOS de MISTERIO y SUSPENSE ® Historias cortas para niños

Cuentos de misterio y suspense

El género del misterio, ¡también apto para niños!

Los niños pueden leer de todo, o de casi todo, siempre y cuando dicha lectura se adapte a su nivel en cada momento. Es lo que ocurre con temáticas como el misterio, que casi siempre se asocia más a un público más adulto, pero que perfectamente puede estar incluida también en las lecturas para niños. Y es que son muchos los temas que incluye el género del misterio que pueden ser aptos para los más pequeños, y prueba de ello son personajes de dibujos animados como el Inspector Gadget o de películas como Indiana Jones, Tadeo Jones o Sherlock Holmes. De hecho, la figura del detective, como es Gadget, es una de las más habituales en las historias de misterio, convirtiéndose en el personaje central de muchas de ellas.

A menudo se atribuye al escritor Edgar Allan Poe el origen de las novelas e historias de misterio, pero lo cierto es que es una temática sobre la que ya se escribía incluso en la Antigua Grecia, pues parece casi inherente al ser humano. De hecho, su propio mecanismo es bastante sencillo: un suceso extraño que se plantea y para cuya resolución hay que reunir toda una serie de pistas…en definitiva, algo que encanta a los niños casi desde que tienen uso de razón, pues los más pequeños son amantes de los juegos del tesoro y de todos aquellos que precisen de pistas y del desarrollo del razonamiento lógico.

En cuanto a su terminología, la palabra “misterio” proviene del latín “mysterium”, que significa: una cosa secreta. El propio significado nos indica que en un cuento de misterio, ya sea para niños o no,  hay algo que debe resolverse, y ese algo puede basarse en alguna situación de mayor o menor realismo, e incluso puede ser completamente sobrenatural o interplanetaria.  

Nuestros cuentos infantiles de misterio

Ver últimos cuentos y categorías

Estructura habitual de los cuentos de misterio

Aunque un cuento de misterio puede romper perfectamente con la estructura más tradicional de este género, y seguir siendo un buen cuento de misterio, queremos que conozcas cual suele ser el formato tradicional de este tipo de cuentos e historias

  • Problema, accidente o suceso: se presenta al lector el suceso con el que comienza y en el que se basará la historia.
  • Proceso de investigación: comienza el trabajo para resolver el misterio de dicho problema o suceso, que puede ser comandado por un detective y que precisará de pruebas, pistas o interrogatorios.
  • Giro de la acción: muchas historias de misterio utilizan el recurso del “giro narrativo”, que es hacer ver de repente al lector que estaban equivocados con sus suposiciones, y que la resolución del caso o los posibles sospechosos en realidad son otros. Es un recurso que genera sorpresa en el lector y aumenta la sensación de intriga y misterio.
  • Resolución del caso: la persona que investiga o que reúne las pistas da con la pista final y definitiva para la resolución del caso.
  • Fin del misterio: la pista final ayuda a resolver el caso con el que queda desvelado el misterio, lo que puede ir acompañado de culpables, capturas, etc.

Ideas para escribir un buen cuento de misterio

Como hemos podido ver, un misterio es simplemente una pregunta que se necesita resolver, lo cual conlleva un esfuerzo o trabajo previo, como el de los mejores policías. Y, ¿qué puede gustar más a un niño que un buen misterio, una patrulla de policías o que los villanos y los héroes? Así que, si eres fan del misterio o quieres animar a tus hijos a interesarse por este tema o incluso a desarrollarlo para trabajar aún más la imaginación, no te pierdas estos sencillos tips para lograr escribir un buen cuento de misterio:  

  • Busca una historia con gancho: busca un tema o un misterio que tenga fuerza como para captar la intención de quien lo lea al instante. Por ejemplo: Spiderman ha perdido sus poderes tras un extraño relámpago, que no parecía de una tormenta normal…También puedes decantarte por algún ladrón, un misterio de fantasmas, uno de historia tipo “El arca perdida”…etc.
  • Sigue la línea de tiempo o altéralo: los misterios generalmente se cuentan de manera cronológica, desde el momento en que se descubre el misterio hasta el instante en que se resuelve, pero recuerda que no siempre tiene por qué ser así.
  • Detalla las cosas y sé creativo/a: no te limites a plantear el suceso y busca detalles descriptivos, escenarios escalofriantes, diálogos ingeniosos o divertidos…todo esto tendrá la finalidad de despertar y seguir manteniendo el interés.

frase misterio armstrong

  • Pistas lentas pero constantes: no reveles todas las pistas al mismo tiempo e intenta avanzar y retroceder también un poco en algún punto para mantener la intriga y el suspense. Suelta las pistas a lo largo del cuento con el fin de permitir al lector ser parte de las mismas y ser un detective activo más.
  • Crea también pistas falsas: una buena historia de misterio tiene que tener pistas falsas, esas que parecen muy buenas en un principio pero demuestran ser erróneas conduciendo a una especie de callejón sin salida. Este tipo de pistas permiten que, al final, la sensación sea más placentera, como un mayor reto o esfuerzo.
  • No dejes “cabos” sueltos: dejar cabos sueltos significa que la historia no se ha resuelto convenientemente y han quedado dudas o partes sin resolver, y en un cuento de misterio las preguntas planteadas o los problemas deben ser resueltos. Eso sí, el final puede ser como el escritor quiera, lo que no precisa de un final feliz (aunque sí sea conveniente cuando estemos elaborando cuentos de misterio para niños).

 

¿Te animas entonces a escribir tu propio cuento de misterio, joven Sherlock?