Cuento en verso: Las aventuras del águila Martina y Julia golondrina

Cuento en verso: Las aventuras del águila Martina y Julia golondrina

Cuento en verso: Las aventuras del águila Martina y Julia golondrina

Nueva colaboración de David Collazo Dubra desde A Coruña, un fantástico recurso que ha creado junto a sus dos sobrinas Julia y Martina, a las que les dedica este cuento en verso:

 

Las aventuras del águila Martina y Julia golondrina

 

Subía el águila Martina
hacia la nevada colina,
En compañía de Julia,
La pequeña golondrina.

Se encontraron con David el oso
Muy grande y perezoso,
Que al árbol más alto miraba
Y a sus ramas trepar intentaba.

En la miel de su copa pensaba,
Pero hasta allí él no llegaba.
Por más que el dulce ansiaba
La forma de subir no encontraba.

– ¿Te ayudamos?
Preguntaron Julia y Martina.
– Pues si volamos, las alcanzamos.
Dijeron muy convencidas.

– De frío nos morimos,
Y a cambio solo te pedimos
Que nos abrigues con tus pieles
Si quieres conseguir esas mieles.

– Está bien, estoy de acuerdo
Respondió David el oso
Pensando en su almuerzo
Tan grande como goloso.

Julia y Martina a la copa volaron,
La miel con sus patas alcanzaron,
Al gran oso goloso ayudaron
Y en la nieve frío ya no pasaron.

 


 

Las aventuras del águila Martina y Julia golondrina (parte 2)

 

Volaba el águila Martina
sobre la ciudad dormida
en compañía de Julia,
la pequeña golondrina.

Allí abajo vieron un gran trineo
con una bolsa llena de regalos,
sobre la nieve un hombre tosiendo
y siete renos descansando tumbados.

Julia y Martina se detuvieron,
el hombre era gordo y vestido de rojo,
así que enseguida lo reconocieron
o era papá Noel o era un oso vanidoso.

– ¿Por qué te has parado papá Noel?
Preguntaron las dos alarmadas
– Porque me he constipado – dijo él,
y tengo frío hasta en las barbas.

– Si tú no sanas no habrá regalos
y los niños estarán muy preocupados
¿Qué te parece si te ayudamos
y nosotras dos lo solucionamos?

Chimeneas grandes para el águila Martina,
las pequeñas para Julia golondrina,
y al llegar la mañana tranquila
la gran bolsa de regalos estaba vacía.

Papa Noel agradeció su ayuda
y quiso recompensar su gran trabajo,
pero Julia y Martina se negaron y volaron,
les bastaba con las sonrisas de allí abajo.

Publicado el

noviembre 28, 2017

RECIBE NUESTROS RECURSOS POR EMAIL

4 Comentarios

  1. Miriam

    Genial.

    Responder
    • J.David Collazo Dubra

      Muchas gracias por tu comentario Miriam. Me alegro de que lo leáis y os guste 🙂 Es un gran placer como autor saber que alguien está disfrutando de su lectura y ritmo en el cole, en casa, a solas, con amigos o en familia.

      Responder
  2. Gloria

    Gracias por compartir!!
    Gloria,

    Responder
    • J.David Collazo Dubra

      Muchas gracias a ti Gloria por leer y comentar. 🙂 ¿Qué sería de las creaciones de un autor sin alguien que las disfrute y comparta con [email protected]? Me alegro mucho de que guste y de que alguien pueda estar pasando un buen rato ahora leyendo.

      Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *