Cuento de brujas: El mejor amigo que se puede tener

El mejor amigo que se puede tener

El mejor amigo que se puede tener

Cuento de brujas: El mejor amigo que se puede tener

 

Es bien sabido que todos necesitamos tener amigos, ya sea para salir al parque a jugar a la pelota o para contarse las más grandiosas aventuras vividas durante las vacaciones. Pero algunas veces hacer amigos es muy difícil, y eso lo sabía muy bien la pequeña brujita Ramona, pues siempre que algún otro niño de su edad se le acercaba para jugar, sentía mucha vergüenza y corría para esconderse detrás de su mamá. ¿De qué le servía su magia si no podía usarla para algo así?

Un día la mamá de esta adorable brujita tuvo una gran idea para animar a su niña, y decidió llevarla en coche hasta un increíble lugar en medio del bosque, en el que animales de todo tipo disfrutaban de un bonito refugio mientras esperaban a ser adoptados. Había muchos animales, de todos los colores, tamaños y formas imaginables. Las tortugas vivían en un gran estanque junto a las saltarinas ranas, los peces nadaban tranquilamente en un enorme lago, y las aves volaban libremente de un lado a otro. ¡Realmente parecían muy felices todos aquellos animalitos jugando y yendo de acá para allá todo el tiempo!

—Hacer amigos puede ser difícil cuando tienes miedo, pero no debes temer, pues el mundo está lleno de bondad en forma de personas y de otros seres. Un animal también puede ser un gran amigo, tanto como un familiar muy querido o un compañero fiel al cual debes cuidar, amar y respetar. —Explicó mamá mientras llevaba de la mano a la pequeña bruja Ramona— Déjate guiar por tu corazón y encuentra a tu nuevo amigo, yo te esperaré aquí junto a la entrada.

 

el mejor amigo que se puede tener cuento brujas

 

—Tengo miedo, mamá— Confesó Ramona, temblando un poco.

—Ser valiente no significa no tener miedo—dijo mamá,— significa que debemos enfrentar nuestros miedos para lograr aquello que queremos.

Llenándose de valor por las palabras de su madre, Ramona comenzó a recorrer el lugar mirando a los búhos dormir tranquilamente en las ramas de los árboles y a las lagartijas correr por la pared. Los animales la veían a ella también llena de curiosa mientras paseaba observando lentamente:

—¡Oh, a este ritmo volveré sola a casa! —Dijo Ramona— Quiero tener un amigo… ¡pero no sé muy bien qué hacer!

Mientras, Ramona seguía mirando de un lado a otro, hasta que un ratón se apareció frente a ella y no pudo evitar gritar:

—¡No! ¡Me dan miedo los ratones! —Dijo Ramona temblando.

De pronto, notó que el ratón también estaba muy asustado y que intentaba esconderse detrás de unas hojas secas.

—Oh, lo siento pequeño ratón… Estoy intentando hacer un amigo nuevo, pero no me sale muy bien —explicó Ramona extendiendo su mano hacia el animalito en un intento de tranquilizarlo.

Lentamente, el ratón salió de su escondite y subió por su mano, haciéndole cosquillas a Ramona. Así, y casi sin darse cuenta, ambos comenzaron a jugar. Ramona se reía mientras el ratón correteaba por su cabello despeinándola y haciéndola cosquillas y, desde lejos, parecían muy felices.

—¿Quieres ser mi amigo? —Preguntó Ramona.

Y en respuesta a aquel gesto de cariño, el ratón correteó de nuevo por su cabeza, muy emocionado con la idea. Así, tras aquello, y sin perder más tiempo, Ramona volvió hasta la entrada donde esperaba mamá.

—Mamá, te presento a Patricio, quiero que él sea mi amigo —Dijo la joven brujita muy convencida.

—Pues es un gusto conocer a Patricio y que desde ahora sea parte de nuestra familia —Dijo mamá.

 

cuento brujas el mejor amigo que se puede tener

 

Mientras volvían a casa, Ramona no dejaba de pensar en lo afortunada que era de poder tener al mejor amigo que seguro se podía tener, y pronto todos los niños del barrio se agolparon en su calle para poder jugar con aquel simpático hámster y poder ver de cerca las piruetas que cada día realizaba, como si de un ratón de circo se tratara…Y aquello, sólo fue el principio de un montón de amigos nuevos más. ¡Qué días tan mágicos!

Aquel pequeño animalito sabía que adoptarle era una gran responsabilidad, por lo que estaba dispuesto a hacer todo lo posible para que la pequeña brujita Ramona nunca volviera a sentirse sola. Y es que, cuando hay cariño y aprecio de verdad todo es posible, porque el amor es la auténtica magia que mueve el mundo.

 


Más contenidos


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *