CUENTO DE FANTASÍAS: El libro favorito de papá

El libro favorito de papá

El libro favorito de papá

Cuento: El libro favorito de papá

 

El pequeño Gabriel era uno de esos niños a los que no les gustaba quedarse en casa. Siempre quería estar fuera, al aire libre, jugando con sus amigos al fútbol, corriendo entre los árboles o, simplemente, contemplando todo aquello que le rodeara, pues era un niño muy observador. Pero los padres de Gabriel, que adoraban la lectura, deseaban que el pequeño compartiera su afición con ellos:

—¡No me gusta que me lean! —decía Gabriel—, prefiero jugar un ratito fuera.

Los padres de Gabriel habían probado con todos los libros de su biblioteca, que estaba bastante nutrida, pero ninguno le había gustado al pequeño. Sin embargo, un día, el papá de Gabriel encontró un libro que su padre le leía cuando era pequeño…

—¡El país de las fantasías! —dijo sorprendido—, mi padre me leía esta historia cuando yo era pequeño. Este libro me hizo un gran lector y estoy seguro de que a ti también te encantará.

Por su parte, Gabriel no estaba muy convencido, pero entonces su papá le contó que aquella era una historia que le leían cuando él era más pequeño, lo que hizo que el pequeño Gabriel se interesase un poco más, sentándose a escuchar el relato:

«Todos los países tienen particularidades; algunos son montañosos y otros son desérticos, en algunos hace mucho calor y en otros hace mucho frío. Pero ninguno como el país de las fantasías, donde la magia está incluso en las cosas más pequeñas, como los árboles o las hormigas…».

El libro favorito de papá cuento

 

Al escuchar la historia sobre un país lleno de magia y seres como los dragones y los hechiceros, Gabriel se emocionó mucho. Entonces, un viento suave sopló la habitación en la que Gabriel se encontraba con sus padres, llevándole lejos…Y allí se encontraba, a lomos de un gran dragón con una espalda suave como la seda, volando por el cielo y junto a un niño muy parecido a él.

—¿Y tú quien eres? —Preguntó Gabriel.

—¿Yo? Soy tu padre, cuando era pequeño como tú. He venido a ver contigo el país de las fantasías.

Gabriel no daba crédito a aquellas palabras:

—¿Y cómo es posible?

—Pues porque los libros son mágicos, hijo, y nos permiten hacer cosas que nunca haríamos en el mundo real. Pero no preguntes más y disfruta del viaje.

A lomos del dragón, sobrevolaron una gran cascada, de la cual caía agua de distintos colores sobre el arcoíris. También volaron por una verde pradera, y en el cielo había partes en las que era de noche y otras en las que era de día. Estrellas enormes viajaban por el cielo junto a ellos, cantando e iluminando todo alrededor. Incluso, se encontraron con otros dragones que llevaban en sus lomos a otros niños, otros pequeños que viajaban junto a sus padres disfrutando del país de las fantasías.

—¡Es increíble! —Gritó Gabriel, sin poder creer todo lo que veía.

Pero cuando volvió a abrir los ojos se encontró de nuevo frente a su padre en casa, ya mayor, que le preguntaba:

—¿Y bien? ¿Qué te ha parecido?

—No sabía que las historias de los libros podían ser tan emocionantes.

—¡Claro que lo son! Todo lo que tienes que hacer es cerrar los ojos y dejarte llevar. Así podrás viajar a los mundos más extraordinarios, en los que las aventuras nunca tengan fin.

 

El libro favorito de papá cuento fantasía

 

De este modo, y aunque Gabriel seguía siendo un niño que disfrutaba mucho jugando al aire libre, aprendió a querer más a los libros, pues siempre quería volver a viajar como aquella primera vez a lomos de un dragón por un cielo mágico, viviendo grandes hazañas. Sin duda, el libro de papá, ¡era también su favorito!


Más contenidos


Publicidad

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *