Cuento para niños: Un gran plan para Navidad

Cuento para niños: Un gran plan para Navidad

Un gran plan para Navidad

 

La Navidad es una época muy especial y cada persona en el mundo tiene su propia opinión sobre esta fecha tan mágica. Algunas personas deciden irse de vacaciones navideñas, otras prefieren reunirse en casa con sus familias…, y otras aprovechan el tiempo para descansar mucho antes del año nuevo.

Para Lily la Navidad estaba hecha para dar amor a sus seres queridos, y por eso siempre se esmeraba en hacer lindas cartas de Navidad y en ayudar a sus padres a poner todos los adornos. Pero hubo un año en el que Lily descubrió que había estado olvidando todo eso que tanto le gustaba hacer, al menos con alguien muy especial: el Planeta Tierra, su hogar y el hogar de millones de personas y animales.

Lo cierto es que ese año estaban estudiando los planetas en el cole, y toda aquella información hizo pensar mucho a la pequeña Lily. ¡Tal vez podría tener un bonito detalle con la Tierra igual que con su familia en Navidad!

Lily no podía comprender cómo el planeta siempre se quedaba el último en la lista de prioridades de casi todas las personas o cómo los mares se contaminaban cada vez más y los bosques se quedaban sin árboles. Así que ese año Lily pensó en hacer algo muuuy especial, y comenzó a trazar un plan totalmente elaborado: primero iba a sembrar árboles por Navidad en el parque (mamá y papá la acompañarían para pedir el permiso que fuera necesario). Luego haría panfletos en papel reciclado para entregarlos en su vecindario y motivar así a sus vecinos y amigos a sumarse a esa bonita actividad.

cuento-lily-navidad

Y el plan fue surtiendo efecto, porque no solo se consiguieron los permisos, sino que cada vez más personas querían unirse y sembrar también un árbol por Navidad. ¡Estaba siendo todo un éxito asombroso!

Cuando finalmente llegó el día de Navidad, Lily sintió mucha emoción al descubrir que tantas personas habían acudido al parque para sembrar un árbol. Había adultos mayores, niños llevando sus palas de juguete…, incluso la tía Sofía, que vivía muy lejos, había cogido un vuelo para estar ese día junto a su sobrina apoyando aquella bonita iniciativa ecológica.

—Hija, ¿quieres decir unas palabras antes de comenzar? —Preguntó papá con curiosidad, a lo que Lily respondió asintiendo con su linda cabecita.

—Quiero agradecer a todos los que han venido hoy a darle este regalo al planeta por Navidad —dijo Lily mirando con orgullo a todos los presentes. — El planeta es nuestro hogar y la mejor forma de demostrarle amor esta Navidad es cuidándolo. ¡Muchas gracias a todos!

Y tras las palabras de Lily todos aplaudieron felices y comenzaron a dispersarse en pequeños grupos, encontrando el mejor lugar para plantar nuevos árboles en los pocos huecos que ya quedaban. Lily, por su parte, y junto a mamá y papá, encontró un rincón justo detrás de un banco de madera muy bonito para plantar su árbol, al que llamó «Esperanza».

Cuando volvió a casa, Lily sintió que nunca antes había disfrutado tanto de la Navidad como aquel día, y se sintió muy feliz por haber puesto su granito de arena haciendo feliz al planeta en una fecha tan especial. Sin duda…¡había sido un gran plan para la Navidad!

cuento-plan-navidad

 


Más contenidos


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *