CUENTO INFANTIL: Quiero ser un pirata | Bosque de Fantasías

Quiero ser un pirata

Quiero ser un pirata

Cuento de piratas: Quiero ser un pirata

Matías estaba molesto con sus padres aquella mañana, pues le habían ordenado que limpiara su cuarto y tirara la basura. Por si esto fuera poco, tampoco le dejaban dormir hasta muy tarde porque debía despertarse temprano para ir a la escuela y, por supuesto, no podía comer dulces a todas horas.

Matías creía que sus papás no le querían, así que decidió tomar su mochila de la escuela y escapar. Metió algo de ropa, agua y comida para él y para su conejo, la mascota a la que tanto adoraba y que no pensaba dejar atrás. Matías también guardó un mapa que sin duda le serviría para cumplir su objetivo: convertirse en un auténtico pirata.

Matías había leído que los piratas eran geniales porque hacían lo que querían cuando querían y como querían. Además, siempre estaban viajando por el océano en busca de tesoros y de aventuras, lo que para el pequeño Matías era un auténtico sueño. Estaba completamente decidido y ni siquiera se despidió, tan solo dejó una nota con un dibujo explicando que tenía que irse para volverse un gran pirata y que no tenía pensado volver nunca más.

Matías, emocionado por lo que le esperaba en su largo viaje, sacó su mapa y siguió todos los caminos indicados hasta llegar al puerto donde al parecer se reunían los demás piratas. Sumergido en la emoción de encontrar a los piratas para ser parte de su tripulación, Matías apenas podía darse cuenta de cómo su conejito intentaba volver a casa.

Cuando al fin los encontró, aquellos piratas se mostraron muy sorprendidos, pues nunca antes habían tenido un integrante tan joven. Incluso pensaron en decirle que volviera a su hogar, pero finalmente Matías, de tanto rogar y rogar, consiguió que los piratas le aceptaran como a un nuevo miembro de la tripulación. ¡Al fin iba a conocer lo que era ser un auténtico pirata!

Al principio todo era genial, podía comer todos los dulces que quería, dormir a la hora que le daba la gana y no bañarse si no lo deseaba. También le gustaba estar ahí porque le daban todas las verduras que no le gustaban a su conejo, y podía salir en busca de tesoros alucinantes, luchar contra tribus peligrosas y recorrer el mundo entero. Pero todo comenzó a cambiar cuando Matías se enfermó de la tripa por haber comido tantos dulces. Nadie allí sabía cómo cuidar a un niño pequeño enfermo, así que por primera vez Matías se vio sin el cuidado de su madre y de su padre, solo tenía a su conejo y él, como mucho, meneaba la nariz.

Tampoco era muy feliz si lo pensaba bien, porque a veces no podía dormir por culpa de las fiestas que hacían los piratas en el barco con música a todo volumen, y olían muy mal porque pasaban demasiado tiempo sin bañarse, así que Matías decidió regresar un día a casa. Cuando llegó y tocó la puerta con su conejo en la mochila, sus padres recibieron a Matías entre lágrimas, besos y abrazos porque habían estado muy preocupados por él.

Matías aprendió una gran lección tras aquella desdichada aventura, y es que a veces los padres pueden llegar a ser muy duros con sus hijos no dejando que hagan siempre lo que quieran, pero eso es lo que hacen las personas cuando quieren a otras, cuidarlas y procurar protegerlas de todos los males. Por eso, desde aquel día, Matías ya no volvió a dudar a la hora de hacer caso a sus padres, pues se había dado cuenta que en ningún sitio podía estar mejor que en su propia casa. quiero ser un pirata

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *