Cómo hacer un GÉISER de ESPUMA casero para niños

Cómo hacer un géiser de espuma casero

Cómo hacer un géiser de espuma casero

Una buena forma de realizar un experimento de géiser con espuma es utilizar refrescos y caramelos, ya que dicha combinación nos permite simular muy bien ese fenómeno de la naturaleza. Deja caer unos pocos caramelos “Mentos” en una botella de refresco de dos litros y un géiser de espuma entrará en erupción rápidamente.

Se trata de un experimento muy famoso y visto bastantes veces en televisión, que además de divertido permite aprender física. Debido a su textura y a los ingredientes de la capa que recubre este tipo de caramelos, utilizándolos junto al gas de los refrescos conseguimos acelerar la liberación de dióxido de carbono en la bebida.

Los caramelos Mentos están compuestos por una serie de ingredientes que denominamos “tensoactivos” y que principalmente son, el azúcar, el aspartamo y el benzoato de potasio, presentes en la cáscara azucarada del caramelo y que sirven para reducir el trabajo necesario para formar burbujas en el refresco, lo que provoca una rápida creación de burbujas de dióxido de carbono. Estos ingredientes aceleran la acción espumante del refresco muy rápidamente, causando la explosión. La cafeína también tiene este efecto, pero los refrescos no incluyen suficiente cafeína como para que haya una importante reacción.

Un caramelo de este tipo se siente suave al tacto, pero en realidad se compone de una superficie bastante rugosa con distintas protuberancias y cavidades. Esto hace que el recubrimiento del caramelo se disuelva más rápido en contacto con el refresco, distribuyendo más sustancias “surfactantes” a la bebida, que es lo que causa más burbujas.

 

Materiales que necesitaremos

  • Dos litros de refresco, preferiblemente de cola.
  • Caramelos “Mentos”.
  • Gafas protectoras.
  • Tubo de géiser. Hoy en día se venden ya este tipo de tubos para hacer el experimento en cualquier superficie comercial, a menudo acompañados de los caramelos que necesitarás, pero no es estrictamente necesario para hacer el experimento. Eso sí, el tubo permite una alta pulverización del refresco en un flujo estrecho, haciendo que tengamos menos posibilidades de ensuciarnos con el refresco y de ponerlo todo perdido. Si se hace con este tubo tan solo habrá que seguir las indicaciones que muestren las instrucciones para hacerlo todo con seguridad.

Para aquellos que no vayan a realizarlo con el tubo de géiser, los pasos serán los siguientes:

  • Encuentra una superficie plana.
  • Ponte gafas de seguridad para proteger los ojos.
  • Abre el refresco y colócalo en una superficie plana.
  • Abre el paquete de caramelos “Mentos”.
  • Inserta los caramelos en la botella.
  • Aléjate rápidamente y con total seguridad.

 

¿Por qué sucede esta reacción?

Las burbujas en la botella de refresco son causadas por moléculas de dióxido de carbono disuelto. En general, a las moléculas de agua les gusta estar unas al lado de las otras, lo que evita que se acumulen gases disueltos. Sin embargo, cuando se les ofrece una superficie llamada “sitio de nucleación”, los gases disueltos (como el dióxido de carbono) pueden acumularse y eventualmente formar una burbuja. Cuando la burbuja crece lo suficiente, rompe la tensión superficial con el lateral de la botella y flota.

Del mismo modo, cuando agitamos una botella de refresco, liberamos las burbujas de gas en la solución, haciendo que el refresco quede sobresaturado con dióxido de carbono. Esto hace que el dióxido de carbono se libere más rápido cuando lo abrimos causando una explosión espumosa. Los caramelos “Mentos” aceleran esta reacción a través de dos medios principales, como veíamos, que son: los “tensioactivos” que reducen la tensión entre las moléculas de agua, permitiendo que se formen burbujas de gas más rápido, y la superficie del caramelo que es rugosa y permite una mayor superficie para disolver estos tensioactivos rápidamente.

 

La explicación científica

¿Recuerdas los elementos que decíamos que hacían de la superficie de este caramelo una superficie rugosa? Pues dichas hendiduras se denominan sitios de nucleación, como hemos mencionado arriba. El dióxido de carbono del refresco se acumula en estos puntos formando burbujas y ello hace que los caramelos se hundan y que las burbujas se eleven.

¿Qué hay en el camino de las burbujas? Líquido. ¡Las burbujas que se elevan hasta la parte superior obligan al líquido a salir de la botella en una erupción increíble!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *