Cómo hacer una NUBE en una simple botella para niños

Cómo hacer una nube en una botella

Cómo hacer una nube en una botella

¿Y si pudiéramos controlar las nubes a través de un sencillo experimento? A nadie le gustan las nubes cuando traen lluvia, pero ¿y si pudieras hacer las tuyas propias?

Recuerda pedirles a tus padres ayuda con los fósforos.

 

Materiales que necesitaremos

  • Botella de agua de plástico con tapa o tipo deportiva transparente. Las botellas de dos litros pueden funcionar muy bien.
  • Agua tibia.
  • Fósforos/cerillas.

 

Pasos para llevar a cabo el experimento

  • Vierte un poco de agua en la botella de plástico.
  • Vuelve a colocar la tapa, pero déjala abierta.
  • Enciende el fósforo y luego sóplalo para que haga humo.
  • Sopla y dirige el humo hacia el interior de la botella, apretándola suavemente varias veces.
  • Cierra la tapa.
  • Aprieta la botella y luego suéltala.
  • Repite este último paso unas 5 o 6 veces.

 

¿Qué es lo que ves?

Cuando aprietas la botella no hay nubes. Cuando sueltas la botella, aparece una nube. ¡Acabas de hacer tu propia nube!

 

¿Cómo se forman las nubes reales?

Las nubes requieren de tres cosas para formarse: moléculas de agua, núcleos de condensación en la nube (polvo o contaminación del aire) y cambios de temperatura o presión.

Las moléculas de agua están en el aire a nuestro alrededor, a pesar de que normalmente no podemos verlas. Es habitual también que estas moléculas de agua reboten.

Las nubes reales se forman cuando el aire cálido se eleva en la atmósfera y se enfría. Los núcleos de condensación de las nubes, como pequeñas partículas de polvo y contaminación, permiten que las moléculas de agua se unan y dejen de rebotar. Entonces, las moléculas de agua se condensan alrededor de los núcleos para formar nubes. Es decir, que las nubes son solo grupos de pequeñas gotas de agua que se unen alrededor de los núcleos de condensación cuando las temperaturas son bajas.

 

¿Cómo se forma una nube en una botella?

Aunque no lo vemos, las moléculas de agua están en el aire a nuestro alrededor y se llaman vapor de agua. Cuando las moléculas rebotan en la atmósfera normalmente no se unen, pero al apretar los lados de la botella obligamos a las moléculas a comprimirse. Al liberar la presión el aire se expande y, al hacerlo, la temperatura del aire se enfría. Este proceso de enfriamiento permite que las moléculas se peguen más fácilmente formando pequeñas gotas, y eso es lo que son las nubes, una buena acumulación de pequeñas gotas de agua.

El humo en la botella también ayuda a este proceso. Las partículas de agua se agruparán más fácilmente si hay algunas partículas sólidas en el aire que actúen como núcleo. Las partículas invisibles sirven como núcleo y ayudan en la formación de la nube. Las nubes en la Tierra se forman cuando sube el aire caliente y se reduce su presión. El aire se expande y se enfría y se forman nubes a medida que la temperatura cae por debajo del punto de rocío. Las partículas invisibles en el aire pueden estar en forma de contaminación, humo, polvo o incluso en pequeñas partículas de suciedad, como veíamos antes.

Es más probable que se formen nubes cuando hace frío. Cuando aprietas la botella la presión aumenta y esto hace que la temperatura dentro de la botella también aumente. Cuando sueltas la botella la presión disminuye, y esto hace que la temperatura dentro de la botella baje y las moléculas de agua se condensen. Las partículas de humo actúan como núcleos de condensación de nubes, permitiendo que las moléculas de agua se condensen y se unan alrededor del humo. Por eso ahí tienes ya… ¡una nube en una botella!

Si usas agua de diferentes temperaturas, ¿eso afectará a la nube en tu botella? ¿Qué pasa si usas algo más que humo para los núcleos de condensación de nubes? ¿Cómo afectaría eso a la formación de tus nubes?

Si deseas llevar el experimento a un siguiente nivel, intenta hacer ondas de humo. Aprieta ligeramente la botella en un movimiento rápido para ver cómo los anillos de humo se disparan en el aire. Se verá como si estuvieran girando hacia el centro. Podrás verlos mucho más claros si sostienes la botella sobre una fuente de luz. Esto puede ser que en ocasiones no funcione, así que prueba más veces variando la fuerza con la que aprietes la botella para conseguirlo.

¡Prueba a hacerlo tú mismo/a siempre bajo la supervisión de un adulto!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *