HELENA DE TROYA | Historias y mitología para niños

Helena de Troya

Helena de Troya

En la mitología griega, Helena de Troya era considerada la mujer más bella del mundo. Pero, ¿quién era realmente Helena de Troya? Pues fue un personaje del poema de Homero “La Ilíada” escrito en el siglo VIII a.C. sobre la guerra de Troya. El nacimiento de Helena se sitúa en la ciudad de Esparta, hija del dios Zeus y de Leda, la mujer del rey de Esparta Tindáreo, aunque otras versiones de la mitología sitúan en realidad al rey Tindáreo y a la diosa de la justicia Némesis como a sus verdaderos padres. En esta otra versión Némesis adquiere forma de pájaro, y ella misma entregaría a su huevo a Leda, portador de su hija Helena, para que se encargase de su crianza.

Helena tuvo tres hermanos más, llamados Clitemnestra, Castor y Polux, los dos últimos hermanos gemelos. Pero ojo, que aunque la historia de Helena empiece en la Ilíada, lo cierto es que donde en realidad se habla de ella es en un ciclo de poemas llamados “Ciclo de la guerra de Troya”, escritos y publicados tras la muerte del poeta. Estos poemas fueron la culminación de muchos mitos sobre los antiguos guerreros y héroes griegos que habían luchado y fallecido en la guerra de Troya y que habían quedado inconclusos.

La vida de la joven Helena iría unida a la guerra de Troya y a su propia belleza, que atraía a hombres de todas partes y que la convertían en un gran objetivo en la búsqueda del trono espartano. Así, la primera pareja de Helena sería Teseo, el héroe de Atenas, que llegó a secuestra a Helena cuando todavía era muy joven.  Más tarde Helena tendría una nueva pareja, Menelao, hermano del rey micénico Agamenón, que llegó a casarse con ella. Agamenón, por su parte, se casaría con la hermana de Helena, Clitemnestra, convirtiéndose en rey de Micenas poco después tras expulsar del trono a su tío. De esta manera, Menelao y Agamenón se convirtieron también en cuñados, además de hermanos.

Pero la pareja más conocida de Helena de Troya sería Paris, hijo del rey Príamo de Troya y de la reina Hécuba, de quien se enamoraría locamente, hasta el punto de que legaría fugarse con él desde Micenas a Troya, provocando la furia de Menelao y la movilización de las tropas de su hermano Agamenón, que no dudaría en ayudar a Menelao para recuperar a Helena, originándose así la famosa y conocida como “Guerra de Troya” en la que el joven Paris terminaría perdiendo la vida.

En definitiva, Helena había crecido para ser la más bella de las mujeres mortales hasta tal punto que, incluso entre las diosas, posiblemente solo era superada en belleza por la propia Afrodita. Dicha belleza condicionó su historia y su vida, lamentablemente, por lo que todo lo que conocemos de este personaje mitológico se sitúa en torno a sus parejas y pretendientes. Sí, es una lástima que no podamos saber más de ella, pero seguro que hubiera podido contarnos grandes aventuras y desafíos o hubiera podido ser más libre y feliz si la Guerra de Troya no hubiera acabado con Paris… ¿no creéis?

caballo de troya


Más contenidos


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *