QUIÉN INVENTÓ EL TELÉGRAFO ® Historia del código Morse

Debemos la invención del telégrafo a Samuel Morse, pero debes saber que, mucho antes de que se inventara el telégrafo ya había sistemas de señalización que permitían a las personas comunicarse a distancia: humo, fuego, tambores, rayos reflejados del sol…y mucho tiempo después sistemas visuales que usaban banderas o luces y que usaban normalmente un observador que descifraba una señal procedente de una torre alta y distante, y luego la enviaba a la siguiente estación.

La palabra telégrafo se deriva de las palabras griegas tele, que significa “distante”, y graphein, que significa “escribir”, y se comenzó a usar a finales del siglo XVIII para describir aquel sistema de semáforo óptico desarrollado en Francia.

En cuanto al telégrafo como tal, muchos sistemas telegráficos se han utilizado a lo largo de los siglos, pero el término se entiende con mayor frecuencia para referirse al telégrafo eléctrico, que se desarrolló a mediados del siglo XIX y durante más de 100 años fue el principal medio para transmitir información impresa por cable u onda de radio.

el invento del telegrafo

 

El conocido telégrafo eléctrico de Morse

El telégrafo eléctrico no apareció repentinamente, sino que resultó ser fruto de una evolución científica que había tenido lugar desde el siglo XVIII en el campo de la electricidad. Uno de los desarrollos clave fue la invención de la célula voltaica en 1800 por Alessandro Volta en Italia. Esto hizo posible alimentar dispositivos eléctricos de una manera más efectiva usando voltajes relativamente bajos y corrientes altas.

En 1832, Samuel Finley Breese Morse, profesor de pintura y escultura en la Universidad de Nueva York, se interesó en la posibilidad de la telegrafía eléctrica e hizo bocetos para conseguir hacer efectivo y real tal sistema. Samuel Morse había tenido la idea de usar electricidad en lugar de luces para comunicarse a distancia, lo que se le ocurrió durante una conversación a bordo de un barco cuando regresaba de Europa en el año 1832 a su tierra, Boston (EE.UU.). Los pasajeros de aquel barco discutieron mucho sobre el llamado electroimán, recientemente inventado por Michael Faraday, y cuando Morse comprendió cómo funcionaba aquello pensó que podría ser posible enviar un mensaje codificado a través de un cable.

Al poco tiempo Morse se dio cuenta de que sus conocimientos eran insuficientes para poder ir más allá, pero con ayuda de un profesor de la Universidad de Nueva York, Leonard D. Gale, Morse pudo avanzar y solventar sus errores en torno al sistema telegráfico, mostrándole cómo podía aumentar regularmente la intensidad de una señal y superar los problemas de distancia que había encontrado durante el proceso.

En 1835 ideó un sistema de puntos y rayas para representar letras y números y en diciembre de 1837 Morse tuvo ya la suficiente confianza en su nuevo sistema como para solicitar su apropiación y hacer demostraciones, lo que hizo en Nueva York y en Washington. En aquel mismo año se le concedió la patente del telégrafo electromagnético.

Su sistema utilizaba un remitente automático que consistía en una placa con barras de metal largas y cortas, que representaban el código Morse equivalente al alfabeto y los números. El operador deslizó un puntero conectado a una batería y el cable de envío a través de las barras, e inmediatamente se enviaron los puntos y guiones apropiados a través de la línea. El receptor usó un electroimán con un lápiz óptico (un instrumento similar a un bolígrafo) en el extremo de un brazo. Cuando el imán funcionaba, el lápiz causaba una impresión o una pequeña abolladura en una cinta de papel que pasaba después por un motor mecánico. La cinta era leída entonces por el operador.

Las líneas telegráficas pronto se extendieron por el resto de América y Europa, popularizándose la frase que seguramente habrás escuchado del “idioma morse” o “hablar en morse”.

 

Tablas con el código morse

 

tabla codigo morse 1

tabla codigo morse 2


Más contenidos