Cómo hacer CRISTALES de CARAMELO y AZÚCAR

Cómo hacer cristales de caramelo y azúcar

Cómo hacer cristales de caramelo y azúcar

El azúcar está hecho de cristales. La disposición o patrón de sus átomos adquiere la forma de un cristal. Los cristales forman caras planas que están unidas entre sí en ciertos ángulos y cada cara de cristal tiene su propia forma y ángulo.

Cuando mezclamos el agua y el azúcar hacemos lo que se llama una solución súper saturada. Esto significa que el agua solo podría contener el azúcar si ambos estuvieran muy calientes, así que, a medida que el agua se enfría el azúcar “sale” de la solución en forma de cristales de azúcar. La cuerda y el clip de papel actúan como una “semilla” en la que comienzan a crecer. Los cristales se forman muy lentamente en una cavidad de líquido, y los sólidos se forman del líquido en forma de patrones geométricos.

Con este experimento de cristales de caramelo y azúcar, y algo de paciencia, podrás descubrir un proceso muy interesante de la química y tener un sabroso manjar científico.

 

Materiales que necesitaremos

  • Pieza de cuerda de aproximadamente de unos 15 centímetros.
  • Un lápiz o un palito de madera.
  • Un clip para papel.
  • 1 taza de agua tibia.
  • 2 tazas de azúcar.
  • Un frasco de vidrio.
  • Una sartén.

 

Instrucciones para llevar a cabo el experimento

  • Ata un extremo de la cuerda al centro del palito o lápiz.
  • Ata el otro extremo alrededor del clip de papel.
  • Luego coloca el palito de madera o lápiz sobre la parte superior de un frasco para que la cuerda cuelgue en el medio del frasco. Debes asegurarte de que no esté tocando el fondo del frasco y de que puedas cerrarlo. También asegúrate de que tampoco toque los lados del frasco. Si se queda demasiado larga simplemente enrolla la cuerda alrededor del lápiz varias veces para acortarla. La cuerda actuará como una semilla para el cristal. Ahora que la cuerda y el lápiz o el palito están listos, retíralos del frasco y déjalos a un lado.
  • La siguiente parte requiere de agua tibia o caliente, así que obtén la ayuda de un adulto.
  • Vierte el agua en una sartén y haz que hierva.
  • Agrega 1/4 de la taza de azúcar al agua hirviendo y revuelve hasta que se disuelva.
  • Repite este paso hasta que todo el azúcar se haya disuelto. Esto llevará tiempo y paciencia, pues el azúcar tardará más en disolverse cada vez. No te rindas, porque estás llevando a cabo un experimento científico. ¡Solo con empeño lograrás tu “solución sobresaturada”!
  • Haz que tu ayudante adulto vierta cuidadosamente la solución de azúcar caliente en el frasco y lo llene casi hasta el tope. Continúa y coloca el lápiz o palito de nuevo en la parte superior y baja el clip dentro del frasco, tal como lo habías hecho antes. Deja que el frasco se enfríe y colócalo en un lugar donde no moleste.
  • Ahora viene otra parte de espera. Deberás comprobar todos los días cómo los cristales comienzan a crecer, pero ten mucho cuidado de no molestarles. Cuanto más esperes, más grande se volverán. También puedes colocar un filtro de café o una toalla de papel sobre el frasco para que no caiga nada.

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *