LEYENDA CORTA: La mazorca de oro (originaria de Perú)

La mazorca de oro

La mazorca de oro

Leyenda: La mazorca de oro (Perú)

Hubo una vez en Perú una familia de campesinos muy humilde, compuesta por un papá y una mamá y cinco hijos. Aquella familia era tan pobre que apenas tenía qué comer y el único sustento que tenían era un pequeño campo lleno de maíz. A pesar de que solo disponían de un alimento, aquella familia se las ingeniaba para poder elaborar distintas recetas con las que alimentar y hacer felices a sus pequeños: tartas, panes…y todavía les sobraba algo de maíz para poder vender en el mercado a aquel que lo necesitara.

Y todo aquello lo hacía la mamá de la familia, que era la que se encargaba de todas las funciones que había que hacer relacionadas con el maíz: la recolección, la preparación, la elaboración de los alimentos y la venta del maíz sobrante. Ella era también la que se encargaba de mantener y de cuidar la casa y de que sus hijos acudiesen al colegio, mientras el padre disfrutaba de cómodas e interminables siestas.

Un día la joven mamá se encontraba tan cansada de trabajar que no pudo recoger el suficiente maíz como para hacer cada una de sus tareas diarias y vender lo que sobrase en el mercado para ganar algunas monedas. La joven mamá entonces lloró desconsolada al darse cuenta de la realidad, y pensando mucho, también pudo darse cuenta de que nada de aquello ocurriría si su marido la ayudase a recolectar el maíz. Sin embargo no creía que aquello fuese posible, pues su marido era una persona muy obstinada y egoísta que solo disfrutaba de dormir y de pasear por el campo.

Entonces la joven campesina decidió dejar de pensar e irse a dormir para poder descansar y recolectar más maíz al día siguiente y, justo cuando se dirigía ya a su habitación, vio algo que relucía mucho. Creyendo que era fruto del cansancio decidió continuar su camino hacia el cuarto, pero de nuevo sus ojos notaron los destellos. ¿Qué era aquello? N o podía ser un rayo de sol porque ya era de noche, aunque entraba sin lugar a dudas por la ventana, así que decidió salir para ver qué podía ser aquel reflejo tan intenso…

  • ¡Es una mazorca de oro! ¡No puedo creerlo!- Dijo entusiasmada la campesina cuando por fin se dio cuenta de que los destellos procedían del maizal.

Tras el descubrimiento la mujer corrió hacia la casa para contárselo a su marido, que ya se encontraba dormido, y que despertó al momento con los destellos. El hombre no podía creer lo que veía y pensó que su mujer era tan buena y tan trabajadora que sin duda los dioses habrían querido premiarla. Y aquel premio le hizo entender también que se había equivocado con ella y con sus egoístas acciones. Entonces el hombre se arrodilló y prometió ayudarla en todo.

Al día siguiente los campesinos decidieron ir a vender aquella mazorca de oro, y con el dinero que consiguieron compraron más maíz, algo de ropa nueva y arreglaron su humilde casa. El papá dejó de holgazanear y trabajó muy duro desde entonces junto a su mujer, por lo que los beneficios del maíz no hacían más que crecer y crecer y ya nunca volvieron a pasar hambre. El padre de aquella preciosa familia comprendió con todo aquello que había pasado que el trabajo en equipo daba muchos más frutos, y bajo aquella lección fueron felices para siempre.

leyenda corta la mazorca de oro


Más contenidos


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *