El libro mágico

El libro mágico

El libro mágico

 

Había una vez un niño llamado Pepito que vivía en un pueblo, no muy lejos de aquí.

El pequeño Pepito vivía una vida normal, como cualquier otro niño, hasta que un día, sin saber cómo, no pudo volver a dormir.

Pepito se sentía muy mal porque estaba muy cansado, así que terminó por ponerse a llorar. Su madre, que estaba en otra habitación, le escuchó y se acercó a la habitación para ver qué sucedía.

—Es que no puedo dormir… —dijo Pepito.

Su madre le contestó que no se preocupara, pues ella sabía cómo hacer que los niños se durmieran.

—¿Cómo? —Preguntó el niño.

—Contándote una historia, Pepito —respondió su madre con una sonrisa.

Así, le contó una vieja historia al pequeño, con la que este se quedó dormido inmediatamente. Y desde entonces, siempre que el pequeño no podía dormir, su madre se acercaba para contarle una historia.

Pero entonces pasó que la madre de Pepito terminó por contarle todas y cada una de las historias que conocía, y cuando intentaba contarle historias que ya le había contado, el niño otra vez no podía dormir.

Entonces a la madre de Pepito se le ocurrió una idea, y comenzó a hablarle al niño de una biblioteca escondida que había en el pueblo, donde se encontraba el libro que contenía todas las historias del universo. Tantas historias tenía aquel libro que Pepito nunca volvería a tener dificultades para dormir, eso seguro.

Escuchando esta nueva historia el pequeño Pepito pudo volver a dormir y, al día siguiente, sin dudarlo, el niño y su madre se dirigieron a la biblioteca del pueblo donde se encontraba el misterioso libro.

Un hombre muy viejo, que parecía tener unos 300 años, era el guardián de aquel recinto, y  recibió muy amablemente a Pepito y a su madre preguntándoles qué buscaban.

Pepito Libro Mágico

Cuando los dos dijeron que estaban buscando el libro que contenía todas las historias del universo, al anciano le brillaron los ojos, y tras ello contestó que jamás lo había visto.

— ¿Cómo es eso posible? —Preguntó Pepito—Si usted está a cargo de la biblioteca, ¡seguro que en algún momento lo ha visto!

—Por supuesto que estoy a cargo de la biblioteca, pequeño, pero ese libro es especial: tiene vida propia y él elige quiénes pueden leerlo. He pasado muchos años aquí y nunca he tenido la suerte de encontrarlo, pero quizás tú seas quien lo encuentre…

— ¿Y cómo podría hacerlo? —Preguntó entonces Pepito.

—Oh, todo lo que tienes que hacer es desearlo con todas tus fuerzas, y si el libro quiere que lo encuentres, entonces el primero que cojas de uno de los estantes será ese libro tan misterioso que buscas.

Pepito dudó. Había muchos estantes, con muchos libros. Primero pensó que seguro que aquel libro debía ser enorme, casi del tamaño de él mismo, si es que era verdad que contenía todos los cuentos del universo. Pero luego, por alguna razón, se le ocurrió que quizás podría ser más bien pequeño.

Así, Pepito cogió un libro bastante pequeño que se veía más viejo que cualquier otro. Y cuando lo abrió, pudo leer lo siguiente: «Todos los cuentos del universo: uno para cada día».

Lo extraño es que era un libro pequeño que solo contenía un cuento. Entonces Pepito volvió a cerrar el libro, y cuando lo abrió de nuevo había una nueva historia escrita en él.

El anciano de la biblioteca saltaba de felicidad.

—¡El libro te ha elegido! ¡Ahora debes cuidarlo!

Pepito asintió y le agradeció al anciano su amabilidad y sus consejos. Y tras aquella extraña aventura mamá y Pepito volvieron a casa.

Gracias a la biblioteca, la madre de Pepito por fin pudo contarle una nueva historia a su hijo para dormir, y el pequeño por fin pudo volver a conciliar el sueño.

Gracias a aquel libro mágico, más bien viejo, lleno de todas las historias del universo…, Pepito jamás volvió a tener problemas para dormir.

cuentos para dormir


Más contenidos


2 Comentarios

  1. Maria Luisa Guerrero

    Me gusta mucho su portal bosque de fantasías. Gracias por todos sus cuentos, disfruto mucho leyéndoselos a mi niña para antes de dormir. Ojalá sigan publicándose muchos más.

    Responder
  2. Matías y Ximena Nasta

    Me gusto mucho el cuento

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *