Cómo hacer FLORES de COLORES : Experimento para niños

Cómo hacer flores de colores

Cómo hacer flores de colores

No, no es necesario tener un título para poder experimentar con la ciencia, pues son muchos los experimentos sencillos que podemos hacer con niños para aprender en clase o simplemente para divertirnos. Y uno que no puede faltar es el experimento de las flores de colores. Un experimento sencillo que muestra con detalles muy visuales cómo las plantas consumen agua, que no solo es un experimento para mostrar cómo las flores cambian de color, sino para demostrar y poder comprender la capacidad de absorción de las plantas.

No solo les encantará ver cómo las flores cambian de color a medida que beben el agua teñida, sino que también desarrollarán habilidades que podrán usar en cada materia escolar. Los experimentos científicos ayudan a los niños a convertirse en observadores entusiastas, a pensar de manera crítica y a ganar confianza en su capacidad para resolver los problemas.

¡A qué esperas para hacer que los niños aprendan despertando su curiosidad por la naturaleza!

 

Materiales que necesitaremos

  • Agua
  • Tijeras de jardinería.
  • Colorante alimenticio.
  • Jarra, vaso de plástico o tubo de ensayo.
  • Una flor (clavel blanco claro) o un tallo de apio (con hojas).
  • Una lupa.

 

Pasos para llevar a cabo el experimento

1. Llena la taza con agua

Llena dos vasos con 2/3 de una taza de agua cada uno. Haz que los niños viertan medio botecito de colorante alimentario en cada vaso y mezclen. Deja que elijan dos colores para que haya un tono diferente en cada vaso.

2. Agrega unas gotas de colorante alimentario

3. Corta el extremo del tallo

Divide el tallo de una flor o la base de un tallo de apio en dos partes, y coloca un extremo en cada vaso (si prefieres no hacer ningún corte, simplemente coloca una flor en cada vaso). Recorta la parte inferior del tallo para que la flor no se caiga sobre el vidrio.

4. Pon la flor en el agua

Haz que los niños observen la flor con una lupa. Dentro de una hora las venas del tallo serán coloreadas por el colorante alimentario. Cuanto más tiempo dejes la flor en el agua teñida, más color absorberá la flor. Puedes aumentar el aprendizaje ayudando a los niños a dibujar la intensidad del color de la flor a ciertos intervalos (después de dos horas, cuatro horas, etc.).

También puedes dejar que experimenten con la colocación de las flores. ¿Qué pasa si dejas una en el alféizar de una ventana? Otra forma de probar este experimento es obtener una flor con un tallo largo y grueso y cortarlo cuidadosamente desde el fondo colocando un extremo en tubos de ensayo separados (con diferentes colorantes para alimentos). Tu flor debe tener pétalos u hojas en dos colores diferentes.

Puedes aumentar los beneficios educativos de este experimento señalando las venas de las flores a medida que cambian de color, o preguntando para qué creen los niños que son, dejando que puedan adivinar que las plantas los usan para alimentarse. Un hallazgo que podrá ser ideal para crear grupos de debate sobre el por qué las plantas necesitan agua y cómo el agua supera la gravedad.


Más contenidos


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *