HUEVOS MONSTRUOSOS: Experimento para niños con vinagre

Huevos monstruosos

Huevos monstruosos

Este es un experimento muy sencillo, conocido como experimento del huevo y el vinagre, con el cual los niños pueden aprender muchas cosas, y es que en él se producen varios fenómenos, tanto físicos como químicos, entre los que se encuentran la difusión, la desnaturalización de las proteínas o la ósmosis. Además, si le echamos la suficiente imaginación, puede ser un experimento fantástico para Halloween. ¡Llena un bote entero de huevos en vinagre y prepara tu fiesta espeluznante de Halloween!

 

Materiales que necesitaremos

  • Huevos
  • Recipiente transparente.
  • Botella de vinagre.
  • Palillos
  • Bandeja o plato plano.
  • Marcadores permanentes (opcional).
  • Colorante alimenticio (opcional).
  • Jarabe de maíz (opcional).

 

Pasos para realizar el experimento

Pon algunos huevos crudos en recipientes transparentes y cubre los huevos con vinagre blanco o de sidra. Para hacerlo más divertido, usa marcadores permanentes para pintar la cáscara con ojos de monstruo y hacer que los huevos se vean terroríficos a la hora de ponerlos en el vinagre. Recuerda también lavarte siempre las manos después de manipular huevos crudos, ya que pueden transportar una bacteria muy peligrosa que es la que nos contagia de salmonella.

Después deja los huevos reposar de uno a tres días en la nevera y observa entonces cómo se encuentran. Podrás comprobar que la cáscara ha desaparecido y que los huevos se notan gomosos. Antes de manipular los huevos, enjuágalos suavemente con agua y ten cuidado de no tocarte ni rozarte los ojos, ya que el vinagre es ácido y pica bastante.

En este punto del experimento podrás observar como solo queda la membrana del huevo, que es como un globo de goma, lo que te permitirá manipular el huevo, jugar con él y ver cómo ha crecido y como se estira y rebota. ¡Prueba a tirarlo desde una altura (la mesa del comedor, por ejemplo) y disfruta viendo sus saltitos!

Una vez que hayas disfrutado, disecciona con un palillo en una bandeja o plato plano el huevo y anota tus resultados y observaciones. ¿Te llega el olorcillo a vinagre?

 

¿Qué ha pasado?

Las cáscaras de huevo están formadas por dos elementos químicos llamados calcio y carbono, que se unen en cristales de carbonato de calcio. El vinagre es un ácido que separa los cristales en una reacción química. El carbono y el vinagre reaccionan formando burbujas de dióxido de carbono, lo que probablemente notarás cuando agregues el vinagre a los huevos.

Para hacer huevos de monstruos alienígenas vuelve a poner unos huevos en un recipiente y cúbrelos con jarabe de maíz y agrega un poco de colorante verde. Déjalos 24 horas en la nevera y mira cómo están al día siguiente. La membrana en forma de globo de los huevos blandos permite que las moléculas de agua pasen a través de un proceso llamado ósmosis. El jarabe de maíz no tiene mucha agua y las moléculas de agua se mueven del huevo al jarabe de maíz, lo que hace que el huevo se arrugue.

Cuanto más practiques mejor te saldrá el experimento y más saltarines serán los huevos. ¡Sorprende a todos con tus huevos en vinagre monstruosos!

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *