Cómo hacer una BOLA DE NIEVE sin tóxicos: Experimentos para niños

Cómo hacer una bola de nieve casera sin tóxicos

Cómo hacer una bola de nieve casera sin tóxicos

Hacer una bola de nieve es algo que ya hemos visto entre todos nuestros experimentos, pero no hacer una bola de nieve completamente libre de tóxicos. Algo que es muy importante no solo para la salud de todos en general, sino para aquellas personas que puedan ser alérgicas en particular.

Hacer una bola de nieve es un proyecto fácil y divertido, y que con tan solo un poco de imaginación también puede ser un excelente y bonito proyecto de manualidades navideño. Y es que las bolas de nieve pueden resultar ser totalmente encantadoras, ya que dentro de ellas puede haber escenas de todo tipo que nos hagan viajar a mundos extraordinarios: cabañas, muñecos de nieve, árboles de Navidad, Papá Noel en su trineo…las opciones son casi infinitas.

Pero, ¿por dónde empezar?

 

Materiales que necesitaremos

Antes de desarrollar cuáles son los pasos necesarios para llevar a cabo este experimento libre de tóxicos veamos algunos conceptos fáciles sobre los procesos por los que pasaremos y la función de cada material:

  • Líquido de la bola: para este paso puedes usar agua simplemente, pues funciona muy bien y es la opción más fácil y segura, sobre todo si participan niños muy pequeños. Si deseas que la nieve se mueva más despacio y de manera más realista, puedes usar un poco de aceite para bebés, aceite vegetal o agua con una pequeña cantidad de glicerina. Estos líquidos darán un aspecto más espeso al conjunto y un efecto más agradable.
  • Nieve para la bola: en este paso, y si no consigues nieve, puedes también añadir brillo. Hay todo tipo de brillos en diferentes tonalidades, incluido un bonito blanco brillante que es perfecto para simular una nieve bella, cálida y atractiva.
  • Recipiente: aquí puedes usar casi cualquier frasco de vidrio o plástico que esté hecho para contener algún tipo de líquido y que tenga tapa. Los frascos de comida para bebés son geniales para esto y sellan muy bien.

Debes tener en cuenta que una bola de nieve está pensada para sacudirla, por lo que debes asegurarte de que todo esté bien sellado por fuera y por dentro. Pega todo muy bien con algún tipo de pegamento que no sea soluble en agua, como la silicona caliente puesta con una pistola. Si deseas reforzar todavía más el sellado en la tapa del recipiente, siempre puedes pegar con otro poco de calor todo el borde de la tapa.

Piensa en este proyecto como si fuera un diorama: lo importante de un diorama es que es como una escena congelada en el tiempo, y lo mismo sucede con una bola de nieve. El detalle de la nieve cayendo es precisamente el que hace posible que las escenas parezcan congeladas en el tiempo y que todo se vea tan mágico, por lo que aunque no se usen tóxicos no puedes obviar este paso. Agrega, por ejemplo, una gota de detergente de baja espuma. Esto romperá la tensión del agua y permitirá que la nieve flote y caiga más libremente.

Limpiar la botella o el recipiente a utilizar puede ser un desafío, y el agua jabonosa caliente funciona bastante bien en este sentido. Simplemente empapa la botella en un fregadero con agua jabonosa caliente y las etiquetas (de haberlas) caerán sin problemas. Luego usa un estropajo para quitar los pedacitos restantes de pegamento.

Para los adornos del interior de la bola, uno de los mejores materiales a utilizar es la arcilla polimérica, que es resistente al agua. Elabora el objeto que quieras y pégalo en el interior de la tapa e insértalo en el frasco lleno de agua.

La parte del experimento comienza justo ahora, donde debes echar un vistazo a cómo se comportan los líquidos dentro del recipiente. ¿Cómo reaccionan los fluidos?

 

Pasos para realizar el experimento

En este punto piensa bien en qué efecto quieres para tu bola de nieve. Además de la temática del adorno, el líquido que agregues al agua será definitivo para conseguir un resultado u otro. Por ejemplo:

  • Riega el agua con una sola gota de jabón transparente para lavar platos. Esto funcionó bastante bien, cambia ligeramente el aspecto del agua y el brillo flota más tiempo.
  • Agrega al agua unas 5 gotas de detergente líquido transparente. Ten en cuenta que esta cantidad hará que el agua se vuelva muy jabonosa y turbia, con lo que piensa bien cuál es el efecto que quieres.
  • Añade al agua aceite para bebés, ya que el resultado es muy agradable. Podrás observar como el brillo se arremolina muy lentamente dando un aspecto cálido, tierno y de lo más navideño.

Para las escenas hay un número ilimitado de posibilidades interesantes. ¿Qué cosas de la Navidad te gustan en particular? ¿Tal vez una escena de un libro o película? ¿O quizá algo totalmente nuevo? ¡Échale imaginación y disfruta viendo y moviendo tu bola de nieve navideña libre de tóxicos!

manualidad de bola de nieve

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *