El dinosaurio Pablo empieza de nuevo

El dinosaurio Pablo empieza de nuevo

El dinosaurio Pablo empieza de nuevo

 

Había una vez un dinosaurio llamado Pablo que vivía cerca de una hermosa playa, donde pasaba las tarde jugando con sus amigos y divirtiéndose. Todo iba bien hasta que un día mamá le dijo a su pequeño dino que se acercaba el invierno y que tendrían que mudarse a otro lugar algunos meses. Por supuesto, Pablo se sintió muy preocupado al saber que no vería a sus amigos durante mucho tiempo, pero como mamá estaba tan emocionada por el viaje, decidió enfrentar la situación con el mejor ánimo posible.

Así comenzaron una mañana la larga caminata, que duraría muchos días, en la que recorrieron cerros, montañas, valles y prados, hasta llegar a un cálido lugar donde las flores abundaban y el sol iluminaba el cielo como nunca. En aquel lugar había muchos otros dinosaurios, de formas y colores diferentes (algunos tenían cuellos largos, otros eran muy pequeños…), que jugaban muy alegres por todas partes. Pero lo que todos parecían tener en común era que se conocían y parecían ser grandes amigos, por lo que Pablo se sintió muy triste y solo nada más llegar:

― ¿Por qué no vas a jugar con los otros pequeños? ―preguntó mamá al ver a su pequeño dino sentado bajo un árbol con la cara totalmente alargada.

― No conozco a nadie, mamá ―explicó Pablo muy triste―, y no quiero que me ignoren o me traten mal si me acerco a jugar con ellos.

― Bueno hijo, nunca sabrás lo que pasará si no lo intentas ―le contestó mamá haciéndole mimos―. Cuando se presente el problema, si es que ocurre, pensaremos entonces cómo solucionarlo, mientras, tienes que ser valiente.

―Ser valiente es muy difícil… ―se quejó Pablo.

― Pero es la mejor manera de enfrentar las cosas difíciles de la vida ―aseguró mamá meneando la cola con alegría―. Yo siempre voy a ayudarte y a apoyarte, así que no tengas tanto miedo y disfruta un poco.

 

Cuento infantil El dinosaurio Pablo empieza de nuevo

 

Tras aquellas palabras mamá se fue a pasear y Pablo se puso a pensar en lo que significaba ser valiente. Pensó que ser valiente era como saber que puedes caerte de un salto y herirte la rodilla, pero aun así seguir el camino, que te llevará a un mejor lugar:

― Seré valiente y preguntaré a los demás si puedo jugar con ellos ― dijo Pablo más animado mientras se despedía de su madre―. Lo peor que podría pasar es que me dijeran que no y tuviera que estar solito, como estoy ahora. ¿No?

Y así, con mucho ánimo, Pablo se acercó a los demás, que estaban corriendo de un lado a otro. Cuando llegó, todos se quedaron quietos mirándolo atentamente, haciendo que Pablo sintiera cosquillitas en la barriga por los nervios, pero aun así pudo hablarles con claridad:

― Hola, soy Pablo y me gustaría jugar con vosotros porque me siento muy solito ―dijo el pequeño dinosaurio mientras todos los demás le miraban en total silencio.

― Está bien, Pablo, juega con nosotros ―dijo contento un dinosaurio de cuello largo.

Y así de fácil retomaron de nuevo el juego, ahora con un nuevo amigo entre ellos.

Desde ese día, Pablo comprendió que ser valiente y esperar lo mejor es muy importante, y que no importa el sitio en el que te encuentres, pues siempre podemos hacer amigos si lo intentamos con confianza y con ganas de verdad.

 

Cuento El dinosaurio Pablo empieza de nuevo


Más contenidos


1 Comentario

  1. Jadderly tavarez

    Ella tiene manejo de la lectura y interés de seguir mejorando

    Responder

Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *