El dios Seth : Características, historia y mitología para niños

El dios Seth

El dios Seth

Seth o Set fue un dios egipcio relacionado con el caos, la sequía o lo desértico. De hecho, la propia traducción de su nombre nos habla de destrucción, por lo que parece que se trató de un dios que hizo “honor a su nombre”. La estela de este dios llegó tan lejos que incluso en Grecia existió de alguna manera, asociado al llamado dios Tifón.

Seth era nieto del dios del sol y del origen de la vida, que no fue otro que Ra, y además fue el segundo hijo de la diosa Nut (diosa del cielo) y del dios Geb (dios de la tierra). Esto le convertía a su vez en hermano de Osiris (dios del inframundo, de la vegetación y de la fertilidad), así como de Isis (diosa de la magia, el matrimonio y la sabiduría) y Neftis (diosa de la oscuridad y de la decadencia), con la que contrajo matrimonio y tuvo un hijo llamado Anubis (dios de los muertos y los funerales).

En cuanto a su representación, Seth era un dios tan enigmático que apenas lo reconocían los propios egipcios, de hecho se suele representar con la cabeza de un animal desconocido con hocico en forma de curva, una cola, unas grandes orejas rectangulares y un cuerpo de hombre o de tipo canino, según la representación que veamos. Otra forma de reconocerlo era atendiendo a sus animales sagrados, que eran el hipopótamo, el cocodrilo, el pez, la tortuga o el grifo, pero la mayoría de veces se identificada fundamentalmente con la serpiente.

 

dios seth jeroglifico

 

 

Las sombras del dios Seth

 

La vida del dios Seth fue muy azarosa y casi siempre estuvo relacionada con ese ambiente de destrucción y caos del que hablábamos. A través de la siguiente historia sobre su vida, podrás hacerte fácilmente una idea sobre ello:

 

Seth y su hemano Osiris

 

Seth era el dios del desierto y envidiaba la suerte de su hermano Osiris por haber heredado el trono de Ra y la parte más fértil de Egipto (él había heredado la zona desértica).Todo esto hizo que Seth terminase planeando la muerte de su propio hermano, con el fin de ser él el único heredero de Egipto.

Así, en uno de los muchos viajes que Osiris hacía para llevar la civilización y las leyes a todo Egipto, Seth mandó construir un féretro irresistiblemente hermoso a la medida de Osiris. Una vez terminado el féretro, Seth decidió esperar a que Osiris volviera de su viaje y, en la fiesta que siempre se celebraba en su honor al volver, Seth sacó el féretro para que todo el mundo se quedara maravillado con su belleza. Tras esto, Seth ofreció el rico y lujoso féretro a quien se atreviese a introducirse en él y encajara mejor.

De este modo, mientras todos los invitados de la fiesta se divertían, fueron accediendo a la caja diferentes personas, pero ninguna de ellas cabía bien. Osiris, al ver lo animado que estaba todo el mundo decidió probarlo también, comprobando que era el único que cabía a la perfección. Al hacerlo, Seth (que había acordado esta trampa su séquito) tapó el féretro y dejó dentro a Osiris, sellándolo y lanzándolo después al río Nilo. Seth ocupó entonces el lugar de su hermano como dios de todo Egipto y todo de lo que había en él, aunque esta es solo una de las historias que se cuentan sobre el odio de Seth a Osiris y de cómo terminó con su vida.

Más tarde la diosa Isis, al ver semejante traición, navegó por todo el río Nilo en una eterna búsqueda hasta encontrar a su esposo, sin embargo, poco tardó Seth en encontrarla, por lo que decidió sacar a su hermano y dividir su cuerpo en 14 partes, las cuales fue arrojando a lo largo del río Nilo para que Isis nunca pudiese recuperarlo.

Pero Isis nuevamente decidió salir en busca de su esposo, recogiendo cada parte del cuerpo de Osiris y logrando juntar 13 de sus 14 partes, y es por eso por lo que Isis completó la parte faltante con una pieza de arcilla moldeada por ella misma, devolviéndole la vida después gracias a su magia. Eso sí, Osiris ya no volvió a la vida de la misma forma, sino como rey de los muertos, por lo que desde ese momento comenzó a vivir en el llamado “inframundo”. Antes de su marcha, Isis y Osiris se vieron una última vez, y de aquella despedida nació su hijo Horus, futuro dios del cielo, de la caza y de la guerra. Para protegerlo, Isis decidió dejarlo al cuidado de Thot, el dios de la sabiduría, quien lo crió y le enseñó todo sobre el arte de guerra, convirtiéndolo en un muchacho y un guerrero excepcional.

Con los años, cuando Horus cumplió la mayoría de edad, decidió vengar a sus padres y enfrentarse a su tío Seth en una guerra que duraría muchos años, pero que se saldaría con la victoria de Horus, recuperando así el trono de su padre y desterrando a Seth al desierto que siempre le había correspondido.

 

dios seth


Más contenidos


Enviar comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *